jueves, 29 de abril de 2010

VIAJE A MARRUECOS III. DJEMAA EL FNA



Como una nota perdida,
vibrante en el azul, que busca
un oculto alminar
tratando de elevar
el sonido de la tarde y hacerlo eterno.

Confundido en la voz del muecín
este deseo de ser nadie, cegado
por la belleza de los cuerpos,
en ese mirar sensitivo
que hiere y me aniquila.

Querer morir en este instante
de dulce nada,
disuelto en el humano caudal.
Entrando con el aire
en esta plaza viva
como en un pulmón
ensangrentado.

2 comentarios:

Miguel Estrada Pérez-Carasa dijo...

Los poemas son preciosos. No puedo añadir algo más, que no hayas consignado en tus experiencias y su elaboración posterior.
Me nutro de los documentales para reconocer las imágenes y hacerme cargo de la carga emotiva y subjetiva de tus poemas. Todavía no conozco Marruecos, y debo reconocer tambien la belleza de las fotos que adjuntas.
Seguiré atento a cuanto publiques en el blog, animándote a que no reniegues de la blogosfera.
Michísimas gracias. Un abrazo.

Juan Antonio Millón dijo...

Muchas gracias, Miguel, por tus palabras tan amables y tan alentadoras, que más allá del halago me acompañan como razón y sentido de la escritura en este medio, con el que -y creo que esto lo comparto con algunos autores de blog, seguro- guardo una relación ambigua de comodidad y compromiso. Un fuerte abrazo.