sábado, 23 de octubre de 2010

LA ESTANCA

Vierte este sol de otoño
con potencia en su luz
hilachas de pan de oro.

Caídas desde el cielo,
sobre el lienzo del agua
de la Estanca, las llamas
de un incendio lejano
consumen mi mirada.

En las aguas vibrantes
tañidas por el viento,
las brasas de aquel cielo
abocetan un pubis
pánida y numinoso
cuya imagen se trueca
mientras camino a solas.

Un olor a tarquín
se percibe en la orilla
y un sonido hueco
refluye en las aguas
como una agitación
de leche matinal
en el vasto tazón
rocoso de este lago.

Allá, de la pineda,
surge en vuelo una garza
que en su aleteo glosa
un deseo de olvido;
alas como los velos
de la divinidad.

Punteando las cañas
en plenitud de acentos
este amplio sosiego
que feliz me sostiene...


Alcañiz, octubre de 2010.

4 comentarios:

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Muy hermoso, Juan Antonio.

Juan Antonio Millón dijo...

Muchas gracias, Antonio, entre otras cosas porque estimo en mucho tu opinión.
Por cierto, espero impaciente poder disfrutar con la lectura de tu nuevo poemario -dices en tu blog que sale un adelanto de él en la revista Lejos y, la verdad, no la conozco-, y la segunda parte de la biografía de Cernuda.
Un fuerte abrazo.

jserna dijo...

Querido Juan Antonio, me ha conmovido su poema. Si me permite una sola crítica. Aunque la fotografía parece el retrato mismo del instante, yo habría preferido leer su poema sin ilustración, sin imagen: por sí solo se sostiene.

Justo Serna

Juan Antonio Millón dijo...

Qué alegría leerte por aquí, Justo. Dejemos por estos pagos los cumplidos y permíteme mi emoción de amigo.
Creo que tienes toda la razón, la imagen sobra, pero la inercia en la búsqueda de ilustraciones a las palabras muchas veces arrastra sin necesidad. Así que te hago caso y la suprimo.
Viví la Estanca, hace unos días, con ocasión de mi estancia en Alacañiz para asistir al V Congreso de Humanismo y previvencia del mundo clásico. Fue un paseo solitario lleno de intensidad.
Gracias, Justo, por tus palabras. Nos vemos pronto.
Un fuerte abrazo.