sábado, 25 de agosto de 2018

PIEDRA Y ALMA


Meteora 
(Grecia)


Cuántas veces la mano sobre ti
puso el hombre humildemente, oh roca.

El hombre en tu seno grabó sus almas,
tanteando la tuya en la oscuridad,
buscando lo que en ellas no había:
tiempo detenido, eternidad.

Libró batallas de su imaginación
en el campo callado de tu vientre,
mundo mineral, el aliento humano.

En ti sagrados templos se excavaron,
en ti reposan polvos y cenizas
de tu fértil secreto enamoradas.

Habla tu materia de otras edades,
eras que reposan en tu silencio,
rotundidad de tu presencia viva.

Tu alma inerte es memoria de la tierra;
tus vetas son las páginas del libro
que levanta el tiempo hacia el universo.

Las aguas, los vientos, los hombres mueven
tu alma que se dispersa al infinito.








No hay comentarios: