sábado, 14 de septiembre de 2019

ARJÉ






En el principio no fue el hombre.
En el principio fue el silencio
prendido al fragor de la materia,
a la locura de las lumbres y los fuegos,
al éter y sus divagaciones.

A años luz fue el hombre.
Y en el principio del hombre
estuvo el silencio,
prendido a los principios
de la materia, 
del éter, 
del fuego, 
de la luz.

Y de los umbrales de todo
germinó la palabra
y de la palabra su huella.



No hay comentarios: