domingo, 8 de diciembre de 2019

PROMESA






                                                                                 Cuánto corta una espada en un rendido
                                                                                 Garcilaso

Somos una hendidura en la corteza,
vegetal en la tiniebla ardido,
sueños que a un tiempo mal y bien han sido,
savia y luz que batalla en la aspereza.

Grietas que prolongan la voz que reza
a un mañana que borre quien has sido
y olvide aquel delirio tan temido
y muestre al fin serena la pureza.

Podrá hundir el rayo su feroz tralla
en el cuerpo indefenso de quien pena,
pero ha de renacer quien ahora calla

transido de una vida que enajena
aquella herida que en su cruel batalla
quiso abatir la promesa más plena.


2 comentarios:

oniros dijo...

J'ai songé à Unamuno ou à T. S. Eliot, ou encore au Heidegger de l'Introduction à la métaphysique. Mais en plus elliptique, et plus baroque aussi.

Juan Antonio Millón dijo...

Je suís accablé par les references. Je cherche l'interrogation et la réflexion. Merci pour vos paroles.