martes, 24 de marzo de 2020

LA POESÍA NO PUEDE LIMITARSE AL LENGUAJE, DE BARTOMEU FIOL





                                                      Willst du nur hören, was du schon gehört?
                                                                                            GOETHE, Faust

La poesía no puede limitarse al lenguaje, a lenguaje alguno.
Toda literatura es provinciana. Si usamos las palabras,
si todo discurso se perfila en sintagmas, nuestro decir
no es nunca en cualquier combinación una mera eclosión.
Nuestro decir es el mero servidor del verbo.
Y las asepsias normativas, tan profilácticas,
no son más que las servidores del servidor.

Por descontado,
la poesía no se encuentra solo en los poemas.
La poesía no es tampoco ningún artefacto.
La poesía no es un único juego de formas.

Ancilla Domini, vaga o divaga a su aire
en la abertura de un espacio
curvo o no: epifanía esporádica,
mostración autosuficiente de sí misma,
cuando ella quiere, solo cuando quiere ella.

De hecho, evidentemente,
la poesía es parte de la realidad y se halla hecha.
Cualquier cosa, alguna cosa, mucha más cosa
ha herido a los letraheridos que la mera letra.

Porque la letra, siempre, es antes voz
y antes realidad con holgura,
materia en exceso, con verdadero exceso, rotundamente.

Lo que recogemos son cuatro migajas
y lo que hace grávido nuestro acopio
es tan solo la cita con la madona
en cualquier casa de sombreros
o en el vasto yermo de Edom.



No hay comentarios: