sábado, 1 de agosto de 2020

LA ORILLA BIENAVENTURADA, de GUIDO GOZZANO





Aquel que ahíto de la vida sombría
navegó hacia las islas protectoras
escucha alzarse entre melodías
una voz aún más dulce que la flauta frigia:

«¡Hombre! ¡Retrocede sobre tus huellas
al dulce mundo! ¡Por tu bien, escúchame!
Porque el agua de desembarcos canoros
es la que nutre la laguna estigia».

«¡Con una flor el pasado se anula!»
«¿Borrarías la cara de la Madre
o la Esposa?» — «¡Únicamente tú me satisfaces!»

«¡Amarse es bello!» — «¡Pero tú eres más bella aún!»
«¡Sufrirás en mis brazos!» — «¡Venturosos!»
«Vendrá la muerte». — «¡Mientras tú me beses!»




No hay comentarios: