sábado, 20 de mayo de 2017

PORTAM EL GIRA-SOL, DE EUGENIO MONTALE




Porta'm el gira-sol perquè puga trasplantar-lo
a la meua terra cremada per la sal,
i mostre tot el dia al blau mirallejant del cel,  
l'ansietat del seu rostre groc.
Tendeix a la claredat la foscor, 
els cossos es resolen en una fluència
de tinta: aquesta en música. Desaparèixer
és llavors el goig dels goigs.
Porta'm la planta que porta 
al lloc on surt la rosada transparència
i dissipa la vida com l'essència;
porta'm el gira-sol embogit de llum.

(De Ossi di seppia)



lunes, 15 de mayo de 2017

LA DIOSA DE SAL



¿Qué he perdido en Las Coloradas?
Avanzo en el coche por una estrecha carretera
intuyendo en el horizonte un borroso finisterre.
Los campesinos, en este atardecer largo,
como solo saben serlo los atardeceres mexicanos,
regresan en camiones hacia el pueblo.
Una muchacha deja que el viento de popa
levante sus faldas y recoja su cintura como una flor,
mientras el aire se adensa y para su carrera,
y penetra en la piel enervada.
El río Lagartos se desliza pacientemente
dejando escuchar las leves sirenas de sus aguas.
Más allá de la línea imaginaria que dibujan las gallinas
y las redes abandonadas de los pescadores,
las máquinas trabajan a la salida del pueblo,
provistas de faros potentes, que imitan al sol declinante.
La carretera nos conduce,
flanqueados por los cauces de dos corrientes paralelas
que llegarán a un punto común:
el ser y el no ser se aventan mutuamente
en esta carrera hacia un fin que es vuelta de nuevo.
Salgo del coche, 
cansado, aturdido, ahíto de sal
y mis ojos se ciegan en las líneas parejas 
del río, 
            del mar, 
                          del cielo...
Caminamos por las dunas
 y los restos de una hoguera nos detienen:
amores desdeñados, besos olvidados en las brasas de un adiós.
¿Qué he perdido en La Coloradas?
Un haz de flamencos traza un borrón rosa en un azul mortecino,
mientras seguimos el sendero de la salina roja,
como un viaje por el origen del tiempo.
Oh, Diosa, 
aparta este cáliz de belleza, 
llévame a tu sueño salobre
donde reposan las almas de los viajeros.

                                                       (De Apuntes de una pascua mexicana)




domingo, 14 de mayo de 2017

HAIKÚS DE QUINTANA ROO





ALAS
Entrelazadas
fintas de mariposas.
Risas del aire.


ÁLAMOS
Canta el zanate:
"Álamos de Cobá,
adónde irán".


ESTELAS
Los muertos oran
iluminados, yertos,
clamando vida.


MULTUM-HA
Plañido de agua
de donde brota luz.
Cantil del alma.



                                    (De Apuntes de una pascua mexicana)






sábado, 14 de enero de 2017

PAROLES LIVRÉES À LA SONORITÉ DE L'AIR



En 2009, una pequeña editorial valenciana, Brosquil -hoy desaparecida-, editó, gracias a la ayuda inestimable de mis amigos Manuel Bellver y Manel Alonso, un librillo de poemas salido de mis embates con la palabra y el mundo. No tuvo mucha suerte aquel ramillete que, según Jaime Siles -al que agradezco su generosidad por aportar un prólogo y a quien el libro debe el cambio final de título, ya que lo llamé en principio Cauce y caudal de ausencias, pero él me aconsejó que lo cambiara por el de Paisaje desde el sueño, con el que finalmente fue editado- tenía una factura de libro estructurado, con unidad.
Tuvo algunas reseñas -pocas, aunque generosas- y yo  no lo presente públicamente, debido a los problemas que me acarreó una presentación de otro libro mío, la biografía de Lluís Guarner, de la que salí sin ganas de hacer otra. La distribución fue realmente mala, como me comentaron varios compañeros que tuvieron hartas dificultades para hacerse con él en las librerías; pero, pese a todo, conté con buenos pareceres de gente de la que me interesaba su opinión, entre ellos  la de mis queridos poetas Clara Janés -no directamente, sino a través de Siles- y José Luis García Martín.
De ese camino sin pena ni gloria que mis pobres poemas han recorrido hasta ahora, viene a remozar su alegría de existir esta traducción que ahora traigo a "Sendas y divagaciones". La ha llevado a cabo sabiamente una poeta francesa de Mirepoix, Christine Belcikovski, que compone, desde hace ya unos años, un extraordinario blog de textos y fotografías, La dormeuse (http://belcikowski.org/publications/).
Le estoy muy agradecido por dar una vida en otra lengua, para mí tan bella y tan esencial, a este poema que recoge una línea vertebradora de mi poética.



Ce n’est pas le sillon du laboureur

qui façonne l'âme.

Ce n'est pas

la lente tranquillité de la ligne

qu’on imprime sur le papier moelleux

ou sur le sol dur de la terre.

Son image est dans l’air,

sa silhouette, fondue dans la sonorité

du calame, de la ligne

qui trace le carmen. ¹

C'est la vacuité du temps,

abîmé en sa lointaine racine,

qui façonne l'écriture

et confirme son désir

en un intime élan.


¹ Carmen : poème, et maison de plaisance à la
 campagne.


El poema en castellano, suena así:


No es la hendidura del labrador
lo que configura el alma. No es
el lento sosiego de la línea
estampada en el papel muelle
o en el suelo duro de la tierra.
Su imagen del aire es,
su silueta extendida en la sonoridad
del cálamo y su línea
trazando el carmen.
Es la oquedad del tiempo,
remoto en su raíz,
quien conforma la escritura
y confirma su deseo
en un íntimo denuedo.


sábado, 31 de diciembre de 2016

UNA ODA DE RICARDO REIS





Unos, vueltos los ojos al pasado,
ven aquello que no ven; otros,
con los mismos ojos, fijos en el futuro, ven
aquello que no pueden ver.
¿Por qué ir tan lejos por lo que tan a mano tenemos,
nuestra seguridad? He aquí el día,
he aquí la hora, he aquí el momento, esto
es lo que somos, y esto es todo.
Fluye perenne la hora interminable
que nos declara insignificantes. En el mismo sorbo
en que vivimos, moriremos. Toma
el día, porque es él.





domingo, 23 de octubre de 2016

ROSA DE CENIZAS





ROSA DE CENIZAS

A mis padres

Fuimos a la fuente clara
donde mana el agua viva
de mis sueños más fecundos.
Dejamos vuestro recuerdo
bajo la arcilla tendido
para que anide en la tierra
vuestra paz con fiel sigilo.
Fuimos al verde olivar
adonde las manos frías
recogían aceitunas,
para que en hondas raíces
besen la tierra tus labios.
Fuimos al pinar del monte
par al ciprés del convento
a los pies del algarrobo,
para empapar de memoria
el cántico de los mirlos
y despedir la locura
de aquel, ay, légamo herido.



sábado, 22 de octubre de 2016

PRIMAVERA DE INVIERNO





Las arboledas se queman
en primavera de invierno,
reducidas a rescoldos
de hosca brasa vegetal.

La verdura de los campos
en cárdenos y amarillos
enciende su fuego frío.

Se anuncia un gélido invierno
arrebujado en su manto,
luz atrapada en sus hojas,
de un pálido, dulce adiós.